César Oliva: “Contar LAS BICICLETAS de una manera sencilla, ágil y emotiva fueron los principales objetivos de la puesta en escena.”

Tras el encuentro con el público que tuvo lugar el pasado viernes 21 de abril en el Teatro Fernán-Gómez, hoy vamos a charlar con César Oliva, director del montaje “LAS BICICLETAS SON PARA EL VERANO”, coproducción del Teatro Circo de Murcia y Producciones LA RUTA. Proyecto que desde sus inicios nos entusiasmó y del que queríamos formar parte. El espectáculo, tras su exhibición de 8 semanas, hasta el pasado 30 de Abril de 2017, arranca ahora en Mayo su gira por toda la geografía nacional. Esperamos que la obra tenga una vida tan próspera como el anterior montaje de la compañía y que también contó con la batuta del director murciano.

las bicicletas son para el verano

Doctor en Filología Hispánica por la Universidad de Murcia, César Oliva es catedrático de Teoría y práctica del Teatro, ha impartido cursos en universidades como Berkeley, Leeds o Buenos Aires, fue director del Centro Nacional de Documentación Teatral (1979 – 1980), del Festival de Almagro (1983 – 1985), y del Teatro Romea de Murcia o del Festival Internacional Medieval de Elche.

Asimismo ha sido condecorado por su trayectoria y aportación al teatro con múltiples premios, entre los que podemos destacar, el Premio del Festival internacional de Teatro de Sitges, el Chevalier de L´Ordre des Arts et des Letres, concedido por el Gobierno Francés, o el García Lorca de la diputación de Granada.

Centrándonos en la obra por la que Fernán Gómez recibió el premio Lope de Vega en 1977 y que se estrenó en el Teatro Español el 23 de abril de 1982:

  • ¿Cuál es tu aportación como director a la obra?
    Creo que parte de una dramaturgia que, además de otras consideraciones, dinamiza el texto. Contar LAS BICICLETAS de una manera sencilla, ágil y emotiva fueron los principales objetivos de la puesta en escena.
  • Sobre el espacio escénico; ¿Por qué habéis recurrido a esa envoltura plástica en la que carecéis de escenografía y desnudáis la escena?
    Paco Leal me sugirió espacios, volúmenes, imágenes que nos condujeron a la idea de partir de una serie de objetos almacenados, tapados por veces con plásticos y mantas, que significara un verdadero fondo de desván que, en realidad, sea el fondo de nuestra memoria histórica.
  • ¿Qué dificultades te has encontrado poniendo en pie este montaje? ¿Cómo has trabajado con los actores más jóvenes un conflicto con el que tienen tanta distancia?
    Siempre parece complejo trabajar con intérpretes menos experimentados; pero, en este caso, era totalmente necesario, ya que la mayoría del reparto lo forman personajes jóvenes, casi niños. Creo que el trabajo ha sido tan intenso como ameno. Ellos han buscado la verdad de sus personajes, de la misma manera que hizo el resto del elenco.
  • Las Bicicletas usa un lenguaje realista, una realidad recordada, que no se posiciona claramente en ideologías políticas ni de izquierdas, ni de derechas. ¿Dónde crees que pretendía realmente llevar Fernán Gómez al lector o al espectador con este texto?
    Al horror de una guerra civil. Aún con una finura extraordinaria, está claro que el punto de vista del autor es la izquierda, pero una izquierda sensata, nada vengativa ni ofensiva. Es la línea que he querido aplicar a mi dirección.
  • En el texto de Fernán-Gómez el sonido y la radio juegan un papel muy importante, aun así, en esta propuesta la radio ha querido tomar un papel protagonista. ¿Qué querías conseguir con esto?
    La radio da una movilidad a la acción superior a la convención de actos y cuadros. La radio anuncia lo que pasa en el campo de batalla, en los despachos ministeriales, y hasta en las calles. Y deja abierta la puerta para llevar los hechos a donde requiere la historia, sin ataduras escenográficas al uso. De esa manera surgieron espacios que no están en el texto original, pero que sí podrían ubicarse en nuestra narración. Por ejemplo, los rellanos de la escalera del edifico de vecinos; o la habitación en la que Luisito suministra novelas verdes de su amigo Pablo; o ese recorrido urbano que hace María, la criada, cargada de alimentos conseguidos de la tienda de su paisano.
  • Hablemos de Don Luis. ¿Qué papel juega en la obra?
    Fundamental. Desde luego que el autor se muestra más desde el joven Luisito, pero ese entrar y salir de la casa de don Luis le hace emisor y receptor de cuanto sucede en Madrid. Es la familia en su conjunto, sí, pero el autor le dio más texto a don Luis: por algo sería.
  • ¿Por qué crees que es necesaria esta obra hoy día?
    En primer lugar porque es un clásico contemporáneo, una de las mejores obras del teatro español del siglo XX. Pero también porque su reflexión sobre nuestro país, y sus circunstancias en el entorno de la II República, es de una lucidez enorme.
  • Hablando de la memoria histórica; ¿Crees que en España estamos o hemos estado a la altura en cuanto a cómo se ha tratado la herencia del conflicto?
    No. Parece que todavía crea recelos en determinados sectores. Precisamente los que tienen mucho que callar. Por eso es bueno investigar sobre todo lo que pasó durante la guerra civil, y lo que pasó después.
  • Una pregunta casi obligatoria, ¿Qué piensas del panorama escénico actual? ¿Cuál es su mayor fortaleza y debilidad? ¿Hacia dónde deberíamos evolucionar?Creo que estamos en un excelente tono de calidad, en cuanto a producciones, pero falta incorporar autores jóvenes a la nómina de los estrenados. Volvemos demasiado la vista a obras de fuera que, siendo interesantes, no deben protagonizar nuestra cartelera.
  • Gracias por este tiempo que nos has dedicado, no obstante, nos gustaría invitarte a que nos indiques ¿Por qué no nos podemos perder la oportunidad de ver LAS BICICLETAS SON PARA EL VERANO?
    Porque es una obra excelente, y los intérpretes logran un nivel espléndido, que no es poco.

¿Qué te ha parecido la entrevista a César Oliva? ¿Te han dado ganas de ver su última creación LAS BICICLETAS SON PARA EL VERANO? pues date prisa y reserva tu entrada. #Llenemoslosteatros