«Profundo, juguetón, sabio, vividor, loco y cuerdo, amoroso y pasional, niño y cruel, creativo, lúdico artificioso, sincero, sincero, sincero, toda su poesía es una descarga de sinceridad y dicen que su vida corrió paralela a sus escritos…. digo «dicen», porque tenemos pocos documentos sonoros de su presencia en directo. Yo creo que deliberadamente eliminados en aquella guerra patológica, tan delirante como absurda, que fue nuestra guerra civil.

Esa descarga de sinceridad de la que hablo, nos impulsó a Emi Ecay y a mí, a reunir versos de aquí y de allá para obtener una semblanza de su magnético carácter y de su destino existencial.
De momento nada más de Lorca. Ahora, solo decir que esto, que empezó siendo un divertimento para recitar en casa con unos poemas a unos amig@s, ha querido salir del anonimato y le hemos dado forma.

La aventura está concebida como un viejo bululú: lo más cercano a la «comedia del arte» que tuvieron nuestros inicios en el teatro español.

También me reencuentro conmigo (que es lo que más a mano tengo), cara a cara y cuerpo a cuerpo con el público, y con el viaje repentino a los versos y de nuevo el proscenio y de nuevo la risa y volver a la imaginería de Lorca: ir y volver. Algo más que un bululú, experiencia que ya he tenido también en mis inicios haciendo romances de ciego por las calles de Madrid y algunas ciudades de España.

Pues vuelve esa idea de teatro en los dedos, de jugársela a cada instante, de auténtica vibración juglaresca donde casi nada está marcado, una imborrable sensación de vértigo, como un deporte de riesgo.»

«Todo empezó porque la UIMP quería unas lecturas sobre un poeta, dichas en mi voz, y le dimos una forma más o menos apañada, para que, acompañadas de un piano, sonaran en las noches de estío cántabras, luna llena incluida.

Pero meses después el consejero de la CCMM Jaime de los Santos se interesó por esto y nos vimos impulsados a no parar. Lentos pero seguros, levamos anclas, pusimos rumbo, y ya hemos pasado por la Residencia de Estudiantes, Alfacar (lugar donde, dicen, está enterrado y donde seguro fue asesinado), hicimos hueco en los teatros del Canal en la maratón que organizó la CCMM. Fuimos al Líbano al son de los cantos religiosos de las mezquitas, que ponían los pelos de punta; recordaros que es un poeta de acentos árabes como lo es su amada Granada y toda la Andalucía verde que te quiero verde y el propio cante jondo. Líbano batía la sangre con todo este bagaje.

Son momentos en que uno siente que no es tan descabellado dedicarse a este oficio. Y hemos estado en la bombonera que es el bellísimo teatro Real Coliseo Carlos III en el Escorial con trescientas personas en pie, hirviendo la sangre también, tan cerca de esa enorme cruz donde descansan represaliados de, otra vez, esa guerra de la vergüenza.

Para terminar por hoy, deciros que hay prevista una gira que os detallo aquí, por si alguien tiene algún interés en saber qué hemos hecho con esta fábula de Federico Garcia Lorca.

Os daremos más detalles, curiosidades y anhelos. Estoy muy ilusionado. Saludos.»

Carmelo Gómez.

 

¡ARRANCA ESTA NUEVA AVENTURA!

El próximo 12 de MARZO, estrenaremos en el TEATRO PRINCIPAL DE PALENCIA el resultado final de este juego de improvisación, esta oda lorquiana, que se ha convertido en una aventura imprescindible para todos los públicos.

#LLENEMOSLOSTEATROS